Flechazos

LA MÚSICA PREHISPÁNICA

A pesar que existe abundante información de que en nuestra tierra, en el Nic-Anahuac prehispánico, existió una gran variedad de celebraciones donde se usaron diferentes tipos de instrumentos musicales, las melodías que ellos tocaban en esas celebraciones sigue siendo aún un gran misterio para nosotros. Tenemos conocimiento que usaban tanto instrumentos de viento como de percusión y también se especializaban en el canto. Tenían escuelas (cuacacalli) donde se dedicaban a la música, al canto y a la danza. Al sacerdote encargado de esta enseñanza le llamaban tlapitzcalzin

El primer reporte musical en nuestra historia nos lo cuenta el cronista español Gonzalo Fernandez de Oviedo quien en 1528 visitó la plaza central de Chinandega invitado por el cacique Agateyte para disfrutar de un areyto o mitote a como le llamaban nuestros antepasados a estas celebraciones que incluían “flautas, silbos y tambores”. Oviedo seguramente escuchó dulces melodías producidas por las ocarina (huilacapiztli), y flautas a las que los indigenas llamaban tlapitzalli; o el topitz que era una flauta de tres hoyos. Sonaban seguramente el cocoloctli que era de madera, y el ehekachiktl o silbato de aire. Y que decir del sonido ensordecedor de los huehuetl y teponaztli o tambores de madera?. Según cuenta Oviedo en su relato de esta celebración en Chinadega, el show incluyó el juego del volador… “dançaban los sessenta un contrapás, muy ordenadamente, al son de los que cantaban é tañían en çerco atambores é atabales, en que avría diez ó doçe personas cantores é tañadores de mala graçia, é los dançantes callando é con mucho silencio.”

Recordemos que los antiguos moradores de estas tierras tenían una concepción “sagrada” de la naturaleza y su entorno y así también lo era con la música; ella, junto a la danza y el canto, ocupaban lugares importante en el calendario Nahuatl.
hay mucho por investigar y descubrir a cerca de la música de nuestros antepasados. Te invitamos a hacerlo visitando el Museo de Arqueología e Historia Cihua-Coatl en la ciudad de Sébaco, Matagalpa – Nicaragua.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =